Es el aspecto terapéutico más importante para el tratamiento de la fibromialgia. Mantiene en forma los músculos, disminuye el dolor, favorece el sueño, mejora la sensación de fatiga y disminuye la ansiedad y la depresión. Pongámoslo en practica, a mover el esqueleto!!!