El cuerpo y los músculos se tensan, el corazón y la respiración se aceleran, y la presión arterial aumenta, lo que puede provocar malestares en el cuerpo. Organiza y planifica tus actividades diarias, y dedica más la relajación.